Sígueme en:

  • Prof. Hernán Salgado junto con el Juez de la Corte IDH Eduardo Ferrer
  • Dra. Mariela Morales del Instituto Max Planck, Pablo Saavedra Secretario de la Corte IDH y el Prof. Hernán Salgado
  • Profesor Hernán Salgado en el VI Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional
  • Hernán Salgado Pesantes junto a Claudia Salgado
  • El Profesor Hernán Salgado Pesantes junto al Profesor Luigi Ferrajoli
  • Prof. Salgado junto al Prof. Allan Brewer de Venezuela
  • Congreso de Derecho Procesal Constitucional, en Bucaramanga, Colombia 2016
Imprimir
PDF

El tema de la sociedad civil y su participación

Escrito por Hernán Salgado Pesantes.

 

El tema de la sociedad civil y su participación

 

Por: Dr. Hernán Salgado Pesantes

 

Como se sabe, la cuestión de la participación ciudadana ha sido un tema constantemente analizado por constitucionalistas, politólogos y sociólogos. En las últimas décadas diversos tratadistas han expuesto sus criterios y teorías sobre el papel que desempeñan o deben desempeñar los ciudadanos particularmente en la vida política del Estado y en la democracia.

En mi criterio, pensar en la participación ciudadana o desarrollar el tema de la ciudadanía civil nos acerca mucho más a individuos concretos y reales, no así cuando se ha discurrido -desde épocas antiguas- sobre el pueblo: que la soberanía radica en el pueblo, la democracia se asienta en el pueblo, el gobierno es del pueblo, etc. No obstante ser una expresión básica de la política es, sin embargo, ambigua y abstracta; su contenido se diluye en la demagogia populista o queda como simple dato estadístico de un Estado.

Varios autores piensan que la “devolución” de las funciones estatales a la sociedad civil servirá para revitalizar el ideal democrático. Se aboga por institucionalizar los espacios de participación para que se conviertan en espacios deliberativos, que permitan la formación de opinión y su intercambio para la toma de decisiones. Con optimismo –y no poca ingenuidad- se considera que la democracia constitucional debe encontrar su fundamento, más que en el principio de la separación de poderes, en “el entramado de formaciones sociales, más o menos institucionalizadas, que forman la sociedad civil”.

Quizá estamos en presencia de una visión idealizada del papel relevante que debe desarrollar la sociedad civil como fuente de deliberación para la toma de decisiones y de formación de la opinión pública, a tal punto que -en este contexto- se pone en duda que el abandono de la separación de poderes signifique un colapso para la democracia.