Sígueme en:

  • Prof. Hernán Salgado junto con el Juez de la Corte IDH Eduardo Ferrer
  • Dra. Mariela Morales del Instituto Max Planck, Pablo Saavedra Secretario de la Corte IDH y el Prof. Hernán Salgado
  • Profesor Hernán Salgado en el VI Congreso Mexicano de Derecho Procesal Constitucional
  • Hernán Salgado Pesantes junto a Claudia Salgado
  • El Profesor Hernán Salgado Pesantes junto al Profesor Luigi Ferrajoli
  • Prof. Salgado junto al Prof. Allan Brewer de Venezuela
  • Congreso de Derecho Procesal Constitucional, en Bucaramanga, Colombia 2016
Imprimir
PDF

La Constitución en el pensamiento de Burdeau

Escrito por Administrador.

La Constitución en el pensamiento de Burdeau [1]

Un destacado cultor de la ciencia política de nuestro tiempo, el profesor francés Georges Burdeau señala que la formación del Estado se concretiza en un acto jurídico que es la Constitución, acto que determina la manera como son seleccionados los gobernantes y las condiciones en las cuales ejercen el poder.   Para este tratadista, la Constitución aparece como "el correctivo jurídico del fenómeno político que es el Poder; ella sanciona la sumisión de la política al derecho".[2]

A través de un detenido análisis, Burdeau concibe que la Constitución es el estatuto del Poder.  Por un lado, la Constitución vincula el Poder a la idea del Derecho.  Idea del Derecho que se plasma en la organización y el funcionamiento de las instituciones políticas del Estado, al mismo tiempo que crea los supuestos para el ejercicio legítimo del Poder, en otras palabras, se institucionaliza el Poder del Estado; esto, a su vez, trae la institucionalización de los gobernantes, pues el estatuto constitucional establece las reglas para el ejercicio concreto del Poder, con arreglo a las cuales deben actuar los gobernantes: por eso la Constitución es también el estatuto de los gobernantes.

 

De este modo, como expresa el autor citado, la Constitución establece la legitimidad de los gobernantes que necesitan de un título para mandar, de una investidura que la Constitución les otorga, previa definición de las condiciones que deberán realizarse para que opere la legitimidad.  Así investidas, aquellas personas que ocupan los cargos o roles de gobernantes se transforman en órganos del Estado, cuyos actos serán imputables al Estado.

Con base en el pensamiento del Maestro me atrevería a elaborar una definición y afirmar que la Constitución es el acto jurídico fundamental que determina la organización del Estado y reglamenta el ejercicio del poder, estableciendo un régimen de garantías.

Estas ideas básicas, que presentamos en breve síntesis, las encontramos en la mayoría de los tratadistas.  Las diferencias responden a la particular óptica con que se miren los aspectos formales, estatales o políticos que encierra la Constitución, al acento que se ponga en lo jurídico o en lo extrajurídico.

 


[1] Mi homenaje al Maestro, que desde su cátedra en la Sorbona nos transmitió su sabiduría y pasión por la Ciencia Político Constitucional.

[2] Georges Burdeau: Traité de Science Politique, Tome IV, 3e. édition, Librairie Générale de Droit et de Jurisprudence, 1984, Paris, p. 132.